Gauguin: viaje a Tahití.

Recientemente fui a ver la película “Gauguin: viaje a Tahití” que forma parte del Tour de Cine Francés de este año. La película narra un fragmento de la vida de Paul Gauguin, aquella que transcurre cuando él decide irse de Francia y vivir en Tahití para poder pintar.

Cuando he leído sobre la vida de Gauguin, en la mayoría de los casos hay dos posturas sobre él: en la primera lo critican por haber dejado a su familia en Francia y haberse ido a Tahití donde tuvo algo parecido a un “turismo sexual” con las mujeres que vivían en esa zona y otro donde es muy elogiado por haberse atrevido a dejar una vida de comodidades y poder dedicarse de lleno a pintar. Con todo esto de la corrección política, ¿realmente importa la vida personal de los artistas para juzgar su trabajo?.

[Algunas referencias que pueden consultar: BBC Arts / ¿Qué estás mirando? Will Gompertz.]

En mi opinión, Gauguin fue un hombre ambicioso, que encontró en el arte una forma de expresarse, un medio quizá de escape y una actividad que le llenaba de satisfacciones más que cualquier otra cosa y por qué no decirlo, un hombre que también quería vivir de pintar, a veces parece que es una afrenta querer ganar dinero de hacer arte. Un hombre cuya meta era perseguir sus sueños a costa de todo. Paul Gauguin vivió pocos años, 55, y tenía aproximadamente 42 años cuando realizó sus obras más representativas o las que la mayoría conocemos.

La película, según el director Édouard Deluc, está inspirada en el diario de viaje del pintor: Noa Noa. Deluc dice sobre el diario que “es una aventura increíblemente poética, sobre los misterios de la creación, el amor por tierras lejanas, la dedicación absoluta al arte, la necesidad para crear una obra. Pero también es una historia sobre el amor y la libertad. Descubrí el libro cuando estudiaba Bellas Artes y se había quedado en mi biblioteca desde entonces, como el fantasma de una posible película. En 2012, después de un verano leyendo ‘La Luna y seis peniques’ (1919), de W. Somerset Maugham, otro libro con una fuerza romántica bastante loca, volví a sumergirme en ‘Noa Noa’, que estaba sobre mi escritorio. Y algo se cristalizó en mí.”

En la película podrán ver “el proceso” de creación de algunos de sus cuadros. ¿A ustedes qué les parece la obra de Paul Gauguin? ¿Han tenido oportunidad de ver sus obras en vivo?. Les comparto una muy mala foto de un cuadro de Gauguin que vi en el Instituto de Arte de Chicago.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *