Mi 2018.

Si, ya se que estamos en 2019 y que no he escrito en mucho tiempo, pero ando reorganizando mis pendientes. Empecé en octubre una maestría y combinada con el trabajo me ha resultado difícil organizar mis tiempos. Este es mi resumen del 2018 de las exposiciones y museos que visité en el año, es algo básico pero que viendo en perspectiva me hace darme cuenta de que este 2018 no estuvo mal.

En febrero, pude asistir a la exposición “Rojo Mexicano. La grana cochinilla en el arte.” en el Palacio de Bellas Artes. Tal como dice el título de la exposición, el tema era el uso de la cochinilla como pigmento en piezas textiles, sobre mobiliario, papel y en las artes plásticas. La grana cochinilla es conocida como “El pigmento de Mexico” ya que proliferó gracias a la abundancia y fertilidad del suelo en nuestro país.

En la exposición había piezas del Museo Franz Mayer, del Museo Nacional de San Carlos, del Museo Nacional del Prado, The National Gallery London, Museo de Orsay y obras de artistas como Tiziano Vecellio, William Turner, Anton van Dyck, Diego Velázquez, Vincent Van Gogh, Francisco de Zurbarán, Tintoretto, Paul Gauguin, Pierre-Auguste Renoir, etc.

También visité la exposición “El Mundo de Tim Burton” en el Museo Franz Mayer donde se podían ver muchos dibujos, bocetos y esculturas de sus películas. El cerebro y la mano de Burton nunca descansa, me gustó mucho ver parte de los procesos creativos que tuvo. Fue una exposición no tan accesible a todo el público y el único souvenir que tuve fue la pulsera, ya que igual los artículos promocionales estaban un poco por las nubes.

En marzo tuve la oportunidad de ir por primera vez al Museo Anahuacalli, en este museo están las figuras prehispánicas que Diego Rivera coleccionó durante su vida. La idea de este museo la realizó en conjunto con el arquitecto Juan O´Gorman en 1942 y fue hasta 1964 que abrió sus puertas al público. Diego Rivera murió en 1957 por lo que este proyecto lo terminó Dolores Olmedo. Este museo es un lugar mágico, su arquitectura te adentra a un mundo diferente. Es un espacio muy grande, más de lo que uno imaginaría, el cual alberga cerca de dos mil piezas.

Ese mismo día recorrí la Casa Azul de Frida Kahlo, estaba incluída en el paquete de Tourister, no recuerdo cuántas veces la he visitado, pero cada vez que voy, veo más gente, más control, ahora hay personas regañándote por todo, y bueno los souvenirs cada vez más caros.

En abril trabajé junto con Fardo en el montaje de la exposición fotográfica de Wendy Pardo titulada “Territorios”, que se llevó a cabo en la Sala de Exposición de Bellas Artes UPAEP. En el trabajo de Wendy podíamos apreciar la relación que existe entre Comcaac, pueblo indígena de Sonora, México y uno de sus territorios sagrados la Isla Tiburón. En ese mismo mes, visité la Galería Mercado Negro en Cholula Puebla, que presentó una exposición titulada Geometría Primitiva.

Mayo fue una sorpresa para mi, visité Chicago, “La ciudad de los vientos”, por primera vez. La parada obligada fue el Instituto de Arte de Chicago, este museo es un sueño, es impecable en sus instalaciones, museografía y colecciones. No da tiempo a recorrerlo todo, 93,000 metros cuadrados, pero es un museo que se disfruta mucho. Tiene salas dedicadas a fotografía, arte islámico, textiles, arte chino, japonés, de América, de África, arte griego, romano, arte europeo, impresionismo, arte moderno, arte contemporáneo, etc. Es un museo al que definitivamente quiero regresar.

A unos metros, dentro del Millenium Park, se encuentra la famosa escultura de Anish Kapoor “The Cloud Gate” (2004) o “The bean” como se le conoce coloquialmente. En este link pueden ver algunos bocetos y diagramas para su construcción.

Llegó julio y con él la visita a la exposición de “Leonora Carrington cuentos mágicos” en el Museo de Arte Moderno Una gran exposición, donde se pudo apreciar la versatilidad y talento de Leonora en distintas disciplinas, además de su excelente calidad en la aplicación de materiales y ejecución. Cuando uno se acerca a admirar alguna de sus obras, puedes apreciar el nivel de detalle que tiene, te sumerges en sus mundos y te dejas llevar de la mano de sus personajes. Fue una exposición bastante completa, la mejor que he visto en 2018 en México.

Por la tarde recorrí la exposición del Museo Nacional de Arte (MUNAL) “Nahui Olin. La mirada infinita”. Me pareció una gran idea esta exposición ya que no se conoce mucho sobre ella. Aunque siento que querían separarla del título de “es la esposa del Dr. Atl” no lo logran desde el inicio. No sé si fue el efecto Carrington pero la obra de Nahui Olin no me gustó, sentía que estaba viendo puros bocetos, trazos descuidados como si se tratara de obras no terminadas. Y lo que más me decepcionó fue el montaje, siento que no hubo un buen guión museográfico y la calidad de montaje era mala.

En agosto asistí a una exposición organizada por La Miscelánea con María Jiménez Melo y Dulce Jurado, titulada “Purga Poética”. Esta exposición es parte de un proyecto de exposiciones pequeñas y temporales que organizó Horacio Cinto, pueden leer aquí un post donde les conté del bonito proyecto que es La Miscelánea. Y pueden ver el trabajo de Maru aquí.

En septiembre visité, no muy convencida, la exposición estrella del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), “Leonardo da Vinci, el rostro de un genio”. No voy a decir más al respecto, aquí pueden leer lo que escribí de esa visita.

Los primeros días de octubre asistí al primer Encuentro Estatal de Gestoras Culturales. Fue un sólo día pero me gustó convivir con chicas activas en pro de la cultura, conocer los proyectos que se están ejecutando y formar una red de apoyo entre nosotras 🙂

Días después visité la exposición en el CCU, a una exposición gráfica “Memorias del 68”. Una muestra sobre lo que sucedió en 1968 en México y en diversas partes del mundo.

Noviembre fue otro mes de sorpresas, ¡fui a New York! y tenía que aprovechar para ver una de las muestras más importantes del año. Se trata de una retrospectiva del Metropolitan Museum of Art (MET) sobre Eugène Delacroix. Exhibieron 150 piezas que incluía; dibujos, impresiones y pinturas, el mismo museo califica esta exposición como algo nunca antes visto en Estados Unidos. Este pintor francés, considerado una gran figura del siglo XIX, es toda una proeza del dibujo. En el museo dividieron en dos salas la obra. En la primera podías observar todos sus estudios sobre el cuerpo humano y bocetos de algunas pinturas, por ejemplo fragmentos del famosísimo cuadro “Liberty leading the people”. En la segunda sala apreciabas las pinturas que realizó en todo su esplendor, algunos cuadros eran las piezas finales de los que en la anterior sala habías visto el boceto, es increíble la técnica y el detalle de cada uno de ellos. Impresiona la cantidad de obra que realizó en vida, fue una gran exposición de la que salí fascinada.

Tip: compré mi ticket desde la página del museo. Te llega vía correo electrónico y está vigente durante un año. Llegando al museo hay unas maquinitas que te permiten imprimirlo, evitando la fila que siempre hay, y tienes tres días consecutivos para volver a entrar o para ir al The Met Breuer y The Met Cloisters.

Mi último día en New York hice una visita exprés al Whitney Museum. Ese día comenzaba la exposición de Andy Warhol “From A to B and back again” misma que no pude ver ya que sólo era para los socios del museo. Recorrí algunas de las salas donde había exposiciones temporales de arte contemporáneo y vi parte de su colección de arte del siglo XX. Es un museo bonito con una excelente vista.

Antes de llegar al Whitney Museum me topé con un edificio diseñado por Zaha Hadid, es parte de la vista que uno se encuentra en el recorrido del High Line Park.

En el último mes del año visité el Palacio de Bellas Artes para recorrer la exposición “Kandinsky – Pequeños mundos”. Se mostraban algunas obras del artista ruso donde se podía apreciar un poco su evolución a la abstracción gráfica y el uso del color. Una exposición pequeña. Permanece abierta hasta el 27 de enero de 2019.

El museo de Arte Moderno tiene casa llena, hay varias exposiciones en sus instalaciones. “Adictos a Remedios Varo. Nuevo legado 2018” era la atracción principal. La pintora española llegó exiliada a México y posteriormente se naturalizó como mexicana, al igual que su gran amiga Leonora Carrington. Remedios no sólo pintaba, sino que también trabajaba realizando ilustraciones para la compañía farmacéutica Bayer. En la exposición podemos apreciar parte de su obra, bocetos, su trabajo en campañas publicitarias y algunos artículos personales. Es una exposición mucho más pequeña si la comparamos con la de Leonora en meses pasados. Pero siempre es muy bueno este tipo de reflectores a mujeres artistas. Abierta hasta febrero 2019.

Este museo también albergaba la exposición “Colección Abierta: El espejo de Venus” donde muestra la presencia de las mujeres en el arte y la cultura. Estará abierta hasta el 31 de marzo de 2019.

La última exposición que vi en el MAM fue “Colección abierta. Patrimoniales”. Esta exhibición consiste en obras de distintos artistas como: Frida Kahlo, Saturnino Herrán, José Clemente Orozco, María Izquierdo, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Dr. Atl y Rufino Tamayo cuyo legado es considerado parte del patrimonio artístico de México. Abierta hasta marzo de 2019.

El último espacio cultural que visité fue el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) el cual en tiempo reciente considero que ha tenido mayor actividad y proyección. Vi tres exposiciones: #NoMeCansaré. Estética y política en México, 2012-2018, Temporal, Salón Independiente y Zaha Hadid Architects. De todas estas la que me llamó más la atención fue la primera, es un repaso, con motivo de los 50 años del movimiento del 68, esta exhibición es un repaso de los movimientos sociales que ha habido en el país así como sus manifestaciones gráficas. Es interesante el espacio que están dando instituciones como el MUAC y el Centro Cultural de España en México con #CRYPTO, exposición a la que también fui a principios de diciembre, a exhibiciones donde se alza la voz a los grupos sociales, sus exigencias y manifestaciones.

Extra. Este año fui más al teatro, las obras según el orden en el que las vi son: Billy Elliot (Puebla), La divina ilusión, recomendadísima (CDMX), Donde los mundos colapsan (Puebla), King Kong (NY), El hilador (CDMX), La obra que sale mal (CDMX).

Al único concierto que acudí fue al de Yann Tiersen en la majestuosa Sala Nezahualcóyotl. Y sobre cine, pueden ver la lista de las películas que vi aquí. Finalmente en la lectura me fue mal, pero esperemos recuperarnos. 2018: buen año cultural 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *